Free Shipping
  • DIXIT DOMINUS Vivaldi, Mozart, Handel
  • DIXIT DOMINUS Vivaldi, Mozart, Handel
Shop > SACD
DIXIT DOMINUS Vivaldi, Mozart, Handel
17,00
+ coste de envio
Lista de canciones (extractos)
Info

Reference: AVSA 9918

    M. Mathiéu, H. Bayodi-Hirt, A. Roth Constanzo, M. Sakurada, F. Zanasi

  • La Capella Reial de Catalunya
  • Le Concert des Nations
  • Jordi Savall

Dixit Dominus es el texto con el que comienza la versión latina, adoptada de modo oficial por la Iglesia católica, del Salmo 110 (según la numeración original hebrea; 109, según la versión griega seguida por la Vulgata). Tradicionalmente, su composición se atribuyó al rey David. Es probable que hiciera referencia a alguna victoria del pueblo de Israel bajo la dirección del rey, quien habría colocado (simbólicamente y recurriendo a una imagen de procedencia oriental) a los enemigos como pedestal de sus pies (versículo 1); también se ha señalado la posibilidad de que procediera de una ceremonia de entronización («Siéntate a mi derecha», versículo 1) durante la que quizá tuviera lugar el rito descrito en el versículo 9. En el texto inicial –poco claro– que dice «Dijo el Señor a mi Señor», el primer Señor sería Dios y el segundo sería el propio rey David. Más tarde, en el Nuevo Testamento, se realizaría una interpretación mesiánica de este fragmento según la cual el segundo Dominus ya no sería David sino Jesucristo.

Descripción

DIXIT DOMINUS

Dixit Dominus es el texto con el que comienza la versión latina, adoptada de modo oficial por la Iglesia católica, del Salmo 110 (según la numeración original hebrea; 109, según la versión griega seguida por la Vulgata). Tradicionalmente, su composición se atribuyó al rey David. Es probable que hiciera referencia a alguna victoria del pueblo de Israel bajo la dirección del rey, quien habría colocado (simbólicamente y recurriendo a una imagen de procedencia oriental) a los enemigos como pedestal de sus pies (versículo 1); también se ha señalado la posibilidad de que procediera de una ceremonia de entronización («Siéntate a mi derecha», versículo 1) durante la que quizá tuviera lugar el rito descrito en el versículo 9. En el texto inicial –poco claro– que dice «Dijo el Señor a mi Señor», el primer Señor sería Dios y el segundo sería el propio rey David. Más tarde, en el Nuevo Testamento, se realizaría una interpretación mesiánica de este fragmento según la cual el segundo Dominus ya no sería David sino Jesucristo.

Se trata de uno de los salmos más populares, puesto que desde la Edad Media tiene un lugar reservado al principio del oficio de vísperas (el oficio divino que corresponde a la plegaria vespertina) del domingo. Ello explicaría el elevado número de compositores que lo han musicado, sobre todo desde el Renacimiento: muchos templos necesitaban música especialmente escrita para ser interpretada en las funciones religiosas relevantes de las festividades señaladas, de modo que –con frecuencia– o bien el maestro de capilla del templo en cuestión ponía música a esos versículos, o bien se realizaba un encargo de mayor envergadura a músico de más prestigio, o bien se conseguían copias de una versión ya existente. Fuera como fuese, lo importante era disponer de música polifónica o concertante, según los gustos y costumbres de cada momento, para esa parte de la liturgia. Dejando de lado los compositores incluidos en la presente grabación, Francisco Guerrero, Tomás Luis de Victoria, Giovanni Gastoldi, Felice Anerio, Claudio Monteverdi, Alessandro Grandi, Orazio Benevoli, Dietrich Buxtehude, Marc-Antoine Charpentier, Alessandro Scarlatti, Nicola Porpora, Johann Adolph Hasse o Giovanni Battista Pergolesi figuran en la lista de compositores de renombre que musicaron el Dixit Dominus, además de otros modernos como Andreas Romberg.

Su texto consta de siete versículos que, de un modo u otro, determinan la estructura musical de las composiciones de Vivaldi y Haendel; y, en menor medida, la de Mozart. La versión de este salmo incluida en la liturgia y a la que esos compositores ponen música añade al final la doxología (Gloria Patri).

JOSEP MARIA VILAR

(Extracto del texto del CD)

Traducción: Juan Gabriel López Guix